La furgo de papá

Orbaneja del Castillo y Fontibre en furgo

Siguiendo nuestra ruta y dejando atrás los embalses, modificamos (otra vez) la ruta inicial y ponemos rumbo a Orbaneja del Castillo, en la provincia de Burgos.
Nunca antes habíamos oído hablar de este pueblo pero gracias a José Luis y Mercedes (gerentes del camping LOS VIVES) pudimos disfrutar de esta población de tan solo 43 habitantes.
Lo primero que nos llamó la atención fueron unas formaciones rocosas muy peculiares llamadas “el beso de los camellos“.
Si os gusta la fotografía, tenéis un buen entretenimiento para poder captar su mejor beso, jajaaja.
Cosas que no se nos puede olvidar nombrar de  Orbaneja del Castillo, hay muchas! pero sin duda las más llamativas son su arroyo y cascada que cruzan el pueblo, que provienen de la parte alta y tiene su origen en la cueva del agua.
La mayoría de las casas están restauradas pero mantienen el encanto y respeto al entorno donde se ubican.
Si tenéis pensado visitarlo, os recomendamos que lo hagáis en los meses de verano. No podéis dejar de daros un bañito en sus pozas!!!!
A la entrada del pueblo hay un parking bastante grande donde no tuvimos ningún problema para dormir!!!
A la mañana siguiente, después de desayunar y darnos otro bañito, nos fuimos hacia Fontibre, para ver el nacimiento del río Ebro tras su recorrido subterráneo por las montañas del monte Guariza.
Justo llegas al pueblo hay una pequeña plaza, si podéis aparcar la furgo ahí genial ya que tenéis el nacimiento del río a unos 200 metros.
El camino está súper bien indicado y no tendréis pérdida para encontrarlo.
El lugar es muy bonito y podéis dar un paseo a orillas del río.
Nos sorprendió bastante ver que de un lugar muy pequeño, una pequeña apertura, grieta (no sé muy bien cómo explicarlo) “naciera” el río Ebro. Sobre todo cuando loves pasar por Zaragoza o has visto sus embalses.  ¡¡Cuesta creer que toda esa agua haya salido de esa pequeña grieta …así de increible es la naturaleza!!!!
Después de darnos un paseo y con el estómago muy vacío nos apeteció comer algo en uno de los bares. (De vez en cuando hay que dejar descansar a la furgoneta, jajaajaja!. Dimos unas cuantas vueltas sin tener muy claro donde poner el huevo, jaja y más cuando vas con un peque (que no de el sol que se nos achicharra, dentro no que hace un calor del infierno…en fin, esas cosas que hacen que no te decidas nunca). Pero encontramos el lugar perfecto, terraza, sombra, buen ambiente y cerveza fresca 🙂
El sitio,la cantina de Fontibre, está justo antes de llegar a la plaza que os hemos dicho al principio y preparan una morcilla que está de “muerte”
Y hasa aquí nuestra etapa de este viaje de verano de nada más y nada menos que dos meses. Esperamos que os haya gustado y si tenéis alguna duda…aquí estamos para contestar!!!!!
Nos vemos en la carretera.
Dani.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *